El mercado mundial de la moda sumó US$ 1,3 billones en 2015, sostiene un estudio de la consultora Global Investor llamado “Moda – Más allá de la indumentaria”, publicado por Credit Suisse. Asegura que el crecimiento es propulsado por las grandes cadenas de moda de las cuales seis de cada diez son compañías de los Estados Unidos.

La empresa explicó que el crecimiento es propulsado por las grandes cadenas de moda que venden productos al por menor. “Las marcas que saben cómo superar los desafíos de la moda rápida, presentando productos nuevos en sus locales cada día, posiblemente sean los líderes del sector en los años por venir”, afirmaron los autores del estudio.
El sector está siendo impulsado por las cadenas de moda rápidacomo el gigante español Inditex (Zara) con ingresos de US$ 20.300 millones, seguida de H & M US$ 17.900 millones) de Suecia, Gap US$ 16.400 millones) de los Estados Unidos y Japón de Fast Retailing (Uniqlo) con ventas llegando a US$ 13.900 millones.

El informe también destacó que “seis de los diez mayores distribuidores mundiales de sus propias marcas de ropa son estadounidenses. En el año 2014, estas ventas llegaron a US$ 51.000 millones.”
Global Investor también recalcó el creciente poder de la clase media en las naciones emergentes, que tuvieron un rol muy importante en el desarrollo de las marcas de moda rápida. Pone como ejemplo que un 15 % de las ventas de 2014 de H&M proceden de mercados emergentes. A su vez, el comercio digital sigue siendo cada día más fundamental para el crecimiento de las marcas.

Otra tendencia es la creciente importancia del desarrollo sustentable ya que más y más empresas están adoptando una actitud socialmente responsable. Además, invertir en el desarrollo sustentable puede resultar lucrativo ya que muchos consumidores están dispuestos a pagar más dinero para usar productos que no afectan al medio ambiente.
El informe también destacó el creciente papel de mundo digital y el comercio electrónico. En los Estados Unidos, 25 % de las ventas de ropa se concretaron en la Web. Más allá del comercio electrónico, los consumidores nunca han tenido una posición tan dominante. La web les permite expresar su opinión y con frecuencia cambiar tendencias, indicó el informe.

En cuando a los mercados geográficos, China y la Unión Europea son los principales exportadores de indumentaria, ya que juntos suman casi dos tercios de las exportaciones mundiales.